IDENTIDAD

Hace 42 años, mi padre, sabiendo que nunca podría tener hijos, tomó la decisión de comprarme. Yo me convertí en un regalo, la expresión del amor que mi padre sentía por mi madre. Llegaría en unos meses, hija de una chica muy jovencita que un día se presentó en el consultorio de la partera María Luisa Zarini de Justo para abortar.

En su discurso, la partera le ofreció casa, comida y dinero hasta que yo naciera y me llevarán con mis padres/apropiadores.

Podría decir que soy adoptada y no apropiada, pero esa no sería yo; que indefectiblemente llamo a las cosas por su nombre.

Aquella jovencita, mi madre biológica, vivió siendo la mucama de la casa hasta mi nacimiento. Mis padres de crianza y apropiadores le pagaron la suma acordada y previo certificado de nacimiento de parto domiciliario a nombre de ellos, me convertí en Luciana Andrea Palmisciano Guevara.

Tuve todo. Goce todo. Siempre con esa sensación de “Sapo de otro pozo” que sentimos todos los adoptados. Esa cosa de no encajar, porque, en algún punto, sos la pieza de otro rompecabezas.

Durante los 30 años siguientes a mi nacimiento, tuve sensaciones, y preguntas a mis padres. ¿Por qué no me parezco a Uds.? ¿A quién me parezco?
Aparentemente había toda una discusión por detrás: Amigos de mis padres y en parte mi padre, sentían que nos tenían que criar como adoptados, sabiendo la realidad. Mi madre, quizás por su propia inseguridad, por humana, como todos, nunca quiso decirnos. Muy a pesar de las recomendaciones externas.

Los tabúes familiares son tan pesados que siempre caen por su propio peso. Al haber nacido en 1976, luego de haberme mudado a EE.UU. me di el espacio para empezar a pensar de que era posible que no fuera hija biológica de mis padres.

Mi primera duda fue pensar en que era hija de desaparecidos, y por allí empecé, viendo fotos de chicas desaparecidas, encontré una que se parecía mucho a mí. Una chica de una foto de Internet se parecía más a mí que mi madre… No lo podía creer, busqué más fotos, no encontré. Ella era Tucumana, joven, con el pelo corto. Tuve un momento de desesperación súbita. Mis sospechas se confirmaban. ¿O no?

Completar el formulario de Abuelas fue algo surreal, lo hice en medio de un ataque, estaba muy nerviosa, no entendiendo nada de lo que sucedía, pero haciendo lo necesario para poder seguir este camino que se abría ante mis ojos. Conocer por internet a Marcos, el representante de Abuelas de Plaza de Mayo que se contactó conmigo, fue reparador a mi ataque de histeria que persistió por varios días. Marcos me tranquilizó, me instruyó, me escuchó, y me guió. Su compañía durante esos momentos fue una gran muleta.

Durante todo este período, que recuerdo como se recuerda una situación traumática, de a cachos y con intriga, mi ex esposo acompañó como pudo, mis hijos eran chiquitos y espero haberles transmitido algún tipo de estabilidad (la cual no tenía ni por asomo). Mi padre fue absolutamente comprensivo y compañero. Respondió todo lo que le pregunté, lloró, se disculpó, me envió documentos por correo, me entendió instantáneamente. Y si bien, tuve un periodo de enojo y puteada, aprendí a entenderlo. Más adelante entendí a mi madre. Verán, yo ya era madre y era inevitable reconocerme humana y reconocer mis propios errores.

Abuelas intentó hacerme el ADN vía correo diplomático, pero por temas legales y demás que no vienen al caso, no pude hacerlo. Y ahí es donde mi alma empezó a apuntar al sur. Hay pendientes que no esperan, este era un pendiente al que le debía mi atención, mi presencia, mi corazón. Y volví a Argentina. Y 10 días después, los primeros días de Abril del 2007, me hice el ADN. Y fue negativo, y eso abrió otras puertas y otros caminos, y otro universo.

Conocer a Marcos en persona fue genial, es un tipo simple, sabio a su manera, amoroso. Tuvo a cargo la noticia del negativo. Pero la supo llevar y yo también, se ocupó de dos cosas: La primera fue una bendición: me contactó con la que hoy es mi hermana del alma, la persona que sabe todo de mí, y la que me acompaña en mis sentires más profundos, Ceci. La segunda, fue darme información de cómo seguir. Y allí entendí que la tenía muy jodida. Verán la búsqueda de la identidad en Argentina se concentra en la búsqueda de hijos y nietos de desparecidos. No tanto en los niños apropiados, vendidos. No había base de datos más que asociaciones como Raíz Natal donde, en una página web, Madres e Hijos contaban su historia y esperaban que la misma fuera leída.  La difusión es poca y el tema un tabú social. Más que nada porque la venta de bebés es un tema vasto pero “de eso no se habla”, porque siempre hay jueces, médicos y gente que lucra y lucran lo suficientemente bien para mantener el silencio.

Hace mucho tiempo que peleo con mi YO interno, no quiero ir a ver a la partera que me vendió. Tengo miedo de mí, porque sé que trata muy mal a las chicas como yo y a las madres biológicas como la mía cuando le tocan la puerta. Y esa injusticia me rebela. No sé si sigue viva, no sé si alguien de su familia se sigue dedicando a lo mismo.

¿Saben qué me pasa? Más allá de haber tenido muchísimos privilegios y que me criaron bien, pienso en una chica de 17 años, asustada, queriendo abortar porque no sabe para dónde disparar, y me resulta muy injusto que lacras así, hagan negocio de esa desesperación.

Durante mi estadía en EEUU y mí vuelta a la Argentina, no solo tome contacto con Ceci. Sino también con personas que vivieron situaciones similares a la mía. Y así conocí a Mauricio, a María Fernanda, a Miguel, y a Verónica. Con quien tengo una relación de hermana mayor. La siento una versión mía con 10 años de adelanto. Ambas madres solteras, de Leo, frontales, con huevos como melones. Si, coraje y decisión. Verónica durante unos cuantos años luchó por una ley de identidad. Y el año pasado, nació la Secretaria por la identidad.  Y se abren otras puertas, las de ayudar al prójimo y la de dejar mi rastro en un lugar, quizás para ser buscada y encontrada, quizás para no serlo nunca. ¿Quién sabe? Aunque déjenme decirles, que tener la posibilidad, ya es una forma de trascender.

El banco de datos genéticos nos da la oportunidad de buscarnos y encontrarnos. Necesitamos de madres que se acerquen a dejar una muestra y de hijos, como yo, que dejen la suya. Sabemos que en estas cuestiones, animarse a abrir estos temas en la familia es parte de un proceso. Pero si te encontrás en el momento indicado para abrir esta puerta y transitar el camino a tu identidad, solo debés enviar un email a: IDENTIDADBIOLOGICA@JUS.GOV.AR 

Sea como sea, te vas a encontrar con mujeres y hombres como vos, con este mundo a flor de piel, con gente que sabe de lo que vas a hablar y con qué carga emocional lo vas a hacer.

Información Adicional:

En Facebook

22 de Octubre: Día Nacional de la Identidad

Identidad Biológica

Gran Logro

 

Luciana Palmisciano – 27 de Octubre de 2017.

 

Advertisements

Cuarenta

5 años que llevo pancita y por más bici que haga…
15 años en el mismo colegio. El San Patricio.
11 meses que hago terapia con Eva.
7 años de enfermedad de mi madre entre mis 12 y mis 19.
1 año y medio embarazada de mis dos hijos.
29 años sin saber que me adoptaron ilegalmente.
19 años que soy madre de mis terremotitos.
5 años viví en Estados Unidos ilegal a veces en el ghetto a veces en bellas casitas.
6 años con mi primera pareja, el papá de Franco.
4 años que fui madre colaboradora, y luego dirigente Scout bajo el nombre Raksha.
3 años que me separe de mi último esposo.
1 año me tomó superar mi última relación.
4 años de estudios en psicología entre la UB y la UNMdP.
13 años siendo madre de Marito.
9 años desde que volví de Estados Unidos.
2 años que no me corto el Pelo.
3 años sintiéndome cómoda con la persona que resulte y elegí ser.
10 años que aprendí a manejar.
20 años que falleció mi madre.
11 años que decidí hacer mi vida y no colgarme de lo que dicen los demas.
7 meses y medio que me falta mi querido viejo.
7 años que decidí no vivir para trabajar, sino trabajar para vivir.
22 años que termine la secundaria.
10 años que me defino como agnóstica.
48 días que te conozco y que se sienten muchos más!

40 años de no parar, no rendirme, siempre levantarme, nunca bajar los brazos, vivir y dejar vivir, no ventajear a nadie, no robar, creer en la buena fe, darlo todo a pesar de equivocarme, disfrutar de lo pequeño. 40 años de lucha familiar, económica, espiritual, psicológica, física…
40 años que peleó conmigo misma  para brindarme entera a la vida, por ser alguien mejor con cada paso, por brillar desde mi propia luz y perdonarme mis oscuridades.
Hoy cumplo años… Nada más.

Hush (del olvidar, callar y la poesìa)

Hace un tiempo que no pongo algo mio, digo, algo que haya escrito yo misma. Caì hace unos meses en la imposibilidad de escribir. Tengo en sì, un gran conjunto de poemas (algo mas de 200), textos (algo asì como 40) y narraciones varias (un poco menos, algo asi como 15 historias cortas). Pero, el año nuevo, el 2008 me dejò seca de imaginaciòn, no hasta hace como 3 horas que saquè un poco de algo medio raro que tenìa dentro. Veràn que el silencio es defensa en algunos casos. Lo mìo fuè mudez absoluta por màs de dos meses. Y aquì es como llego a un poema, raro en mi, porque no es triste sino reflexivo. Què me pasa? No sè. Hay muchas cosas felices a mi alrededor y hay muy poca mala noticia. Escribir es terapia, pero que seria de la terapia si no hubiera nada pendiete?
 
Me olvidè:
De mis alas,
De la pasiòn,
De la necesidad.
 
Me olvide de ti:
De lo que necesitaba,
De tus oscuras aguas,
De mis antojos romanticos.
 
Me olvide de la fantasìa:
De como disfrutarla,
De vivir esta alegrìa,
Del amor.
 
ME olvidè de llorar:
De sufrir por tu falta,
De vivir en pendiente por ti,
De la magia.
 
Llorè por mi fe:
por la ausencia,
por la incongruencia
de mis sentimientos
y de mi corazòn.
 
Ya no te espero,
porque no existes
porque hay realidad
Ya no te sueño
porque hay màs.
 
 
Algo se termina, quizàs sea el año que se fuè. Que fuè màs que dificil. Pero mi duelo por lo que me hacìa mal terminò. El 2008 es un año que màs allà de las buenas noticias trae muchos desafìos y algunitas promesas. Solo el Tata sabe que puede pasar en mi cabeza, en mi alma y en mi corazòn, pero tengo un bue presentimiento…no sé porque…
 
A los del factor audiovisual, mis disculpas porque mis poemas no traen imagenes ni canciones. Aunque, les dejo algo para que disfruten, Sting crea esos espacios increibles. Sino escuchen el solo de armonica y lean la letra, se las pego tambien para hacer una experiencia completa.
Saludos desde mi ego original.
 

No sabés lo que me pasó!

No sé cómo, ssi sé cómo…me estoy equivocando. Me respondió alguien que no pensé que lo haría…
Resulta que les hablé de un poema, no? Le mande un mensaje al actor del video de youtube y me respondió jajajaja
Es un grosso y me copa  tener feedback de la gente que me parece copada.
Quizás solo es un tonto con una camara y lo cierto es que nosotros somos tontos con una computadora.
Quizás se colgó por los terminos que usé, no sé pero el solo hecho de que charle conmigo lo hace acreedor de una buena relación (a distancia porque está muitu lejisimus)
La otra es que me siento capaz de cosas impensadas pero no las puedo decir porque me están leyendo jajajaja
De todas formas, hay un presente más tentador que el pasado que vivía con nostalgia.
Quiero ir a bailar por el solo hecho de bailar, de escuchar música alta y olvidarme de lo que me hizo mal, de lo que no puedo cambiar.
Les dejo algo que me gusta. Me cansé de la oscuridad, de las mentiras y de las cosas que oculta la gente. Me canse de la hipocresía que hay en los ojos de los que pretenden ser lo que no son.
Danke.
 
Don´t let th sun (go down on me)
 
I can’t light no more of your darkness
All my pictures seem to fade to black and white
I’m growing tired and time stands still before me
Frozen here on the ladder of my life

It’s much to late to save myself from falling
I took a chance and changed your way of fife
But you misread my meaning when i met you
Closed the door and left me blinded by the light

Don’t let the sun go down on me
Although i search myself, it’s always someone else i see
I’d just allow a fragment of your life to wander free
But losing everything is like the sun going down on me

I can’t find oh, the right romantic line
But see me once and see the way i feel
Don’t discard me just because you think i mean you harm
But these cuts i have, oh they need love to help them heal

Don’t let the sun go down on me
Although i search myself, it’s always someone else i see
I’d just allow a fragment of your life to wander free
But losing everything is like the sun going down on me

Don’t let the sun go down on me
Although i search myself, it’s always someone else i see
I’d just allow a fragment of your life to wander free
But losing everything is like the sun going down on me.

 
 
Y como siempre hay gente que no lee sino ve:

You

Tu que me asechas
Tu que te me clavas en el pecho
Que me hieres,
Que me dejas sin aliento.
Eres tu que me invades
En el silencio de mi soledad
En mis momentos de vulnerabilidad.
Cuando respiro.
Tu que me tomaste por prisionera
Que me raptas y me torturas,
Cuando no hay nadie
Cuando estoy sola.
Tu que me dices como sentirme
Que me engañas y me perpetras
Que a medias me conquistaste
Y me dejaste sumida en dolor.
Tu, fantasma de lo que admiro
Tu, actor que provoca suspiro
Tu, que te me repites en cada paso que doy
Tu que me ahogas con tu ausencia,
que me matas con tu presencia,
Tu, el que vino sin permiso
El que se fue sin aviso.

COLD

XVI

 

 

Te extraño sueño de una noche

Estas ausente y no me oyes

Te extraño aunque no te tenga

Aunque no existas

 

T e extraño quimera imposible

Estas en mi alma omnipresente

Te extraño aunque no te vea

Aunque no estés

 

Te necesito urgente en mí

Te desvaneces y revives

Te deshaces dentro mío

Y me dejas

 

Apareces cada tanto

Y me abandonas cuando soy feliz

Eres cruel ante mí

Eres sabio más allá de ti

 

Eres como las olas

Como el suspiro de un pájaro

Eres etéreo, intangible

Eres frío e intenso como la nieve.

 

Cuando apareces me hielas

Cuando te vas me destruyes

Eres el brasa en verano

Eres puñalada en el pecho.

 

Eres mi imposible

Mi luz, pero soy ciega

Eres mi meta,

Mi camino, y estoy inmóvil.

A vos

Dedico mi alma a los amores imposibles. Aquellos a los que nadie les dedica tiempo porque son inútiles o demasiado dolorosos para experimentar. Dedico parte de mi mente a resolver lo que mi cabeza genera, cada vez que elijo al compañero equivocado en un equipo que jamás funciona. Y dejo mi cordura en llegar a la conclusión de porque pierdo mi vida buscándote. Ojala, tuviera siquiera una sola pista que me guíe a vos. Podría así, destinar mi alma, mi mente, mi tiempo y mi cordura a disfrutar cada una de tus palabras, cada uno de tus gestos, la forma en como te peinas, tomas mate o te reís. Hasta sueño viéndote reír de mis bobadas de niña enamorada, de las tonteras cuando juego a no tener edad y disfruto de lo simple que es vivir en armonía. Quisiera vivirte a pleno por lo menos unos días de estos en los que pierdo mi tiempo en los brazos del otro que no logra entender que necesito. O aquel que dio todo de si y jamás pudo comprenderme. Desearia poder un día tomar tu mano y saber, que lo que viví, lo que sufrí y lo que espere, no fue en vano. Que puedo gritar que te conocí, que hay un círculo que se cerró y que mi vida puede continuar. Que mi corazón tiene un par, y que la armonía llego para quedarse. A vos, decime que soy yo, que tomaste mi mano y supiste, que viste una foto y mis ojos lo dijeron, que lo pasado queda ahí, y que lo nuestro recién comienza. A vos, descubrite, mostrame lo peor y entende que no me importa, que así te acepto y que por fin caminamos juntos.