Mis miedos.

Es culpa mía. No puedo con mis miedos, miedos que crecen y hacen identidad en tus agujeros más visibles.
Es todo mi culpa. El haber creado la ilusión, el generar expectativas. El comenzar a soñar.
Es mía la culpa. Me hago cargo de tu dolor (si lo hay) y del mío. Que me invade de a ratos cuando pienso que no te voy a ver más.
Me responsabilizo de mi abrupta ausencia. De reclamar lo que no corresponde. Y de añorar lo que no hay.
Me cargo al hombro tu desilusión y la mía. Y me las llevo lejos, incluso si no son grandes y pesadas. Creo podré aprender de ellas.
Me llevo lejos los ‘te quiero’ posibles. Las salidas que hubieran sido. Las tardes de charla que pense que tendriamos . La posible relación que quizás se hubiera dado.
No puedo. Cuanto más te veo más ruido me haces. Cuanto más razono más miedo tengo. Cuanto más siento más me ataca el pánico.
Lamento, sabiendo que no podras entender, perder lo pequeño y grande que hay. Lamento el desvanecer de tu presencia. Los modos de presencia. Lo que no oiste. Lo que me quedé diciendo. Lo que las palabras a veces no pueden explicar.
Lamento desde acá en soledad, en mi cueva de reflexión. Esa que visito cuando no se da lo que sueño. Lamentando sin poder solucionar.

 

Luciana Palmisciano – Diciembre 7, 2016.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s