El Patrón

Siempre me visitas, viejo amigo miedo. Escondido entre velos de diversión y risa. Siempre con disfraces distintos, con máscaras nuevas, engañandome.
Siempre visitas a pesar de mis grandes intentos de mejorar este tránsito lleno de vidas resueltas y dejadas de lado.
Tu rencor me asusta, tu persistencia me asombra, tu presencia me frena el corazón, cuestiona mi acción y dificulta mi sentir.
Adoraria tu ausencia, tu desaparición, siento que esa condena ya la cumplí, que esa lección está aprehendida en cada centímetro de mi piel.
Necesito que viajes a parajes menos conocidos, a algún lugar donde te necesiten; Lejos de mi. Necesito poder vivir y disfrutar de lo que siento sea exitoso o no. Sea lo que ansío o un capítulo más.
Querido miedo: Necesito vivir sin tus visitas constantes, alejarte como a tantas otras sensaciones que he vivido y que me han enseñado a caminar este mi sendero lleno de obstáculos. Desaparece junto a la mentira ajena.
Quiero una vida posible y justa. Una realidad sentida y un futuro lleno de amor. Querido miedo, ha sido un gusto y un dolor… Adiós.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s