Capaz.

Capaz un día me animo A volar entre tus brazos Capaz un día me zafo De todos mis lazos. Capaz un día me libro De razones y miedos Y me animo a dormir Entre tus “peros” Capaz un día me alcance Con momentos de ternura Y de a poco repliegue Mi armadura. Capaz entre suspiros... Continue Reading →

Advertisements

Detalle

Hay ojos que hablan con profundidad. Que miran más allá de mi piel. Esos busco. Hay oídos perspicaces que mezclan mis palabras en un arte musical. Que oyen mucho más que sonidos. Esos son. Hay bocas que bailan desde una metáfora que yo sólo conozco. Que pronuncian palabras llenas de contenido. Esas quiero. Hay espaldas... Continue Reading →

Adolescencia.

Las que somos madres de adolecentes sabemos lo que hemos vivido y debido a eso podemos enfrentar la tragedia que vivimos hoy. Como mamás sentimos el amor más puro e incorruptible posible, incomparable con ningún otro tipo de amor, interminable, incapaz de vaciarse, irritantemente tolerante. Así es, que de alguna forma trascendemos nuestro propio ser... Continue Reading →

* Suspira *

Que no me falte la risa, Que se quede la pasión, Que nunca extrañe tu piel, Que me acaricies siempre con tu razón. Que no me falte la palabra, Que se quede la poesia, Que nunca se ausente tu voz, Y que siempre hables con el corazón. Que nunca falte esa chispa, Que se pierda... Continue Reading →

Pensándote

A veces y así como si nada te busco en mis silencios para que me hagas compañía. Y te veo en mi mente y te escucho en mis oídos y toco en mis dedos. Te recuerdo, minuto a minuto, en tus pequeñas acciones en la brevedad de tus presencias. Y en la extensión de tus... Continue Reading →

Te conocí

Te conoci un día que no creía en nada Que lloraba desconsolada. Que veia soledad en todas partes Donde la vida había perdido arte. Te conocī roto y atontado Lleno de dudas y de pasado Te sentía par y compañero Te viví dulce y cubierto en acero. Te conocí y te aprendí entre risas Te... Continue Reading →

No

Creo que no: Que sos una respuesta vacía, un silencio esperado, una ausencia permanente. Creo que no: Que me aburre tu puesto, que tu labia me molesta, que tu propuesta se me repite como hormigas mientras busco un ideal. Creo que no: Que mi luz te oscurece, que tu palabra es predecible, que tu quietud... Continue Reading →

Blog at WordPress.com.

Up ↑