Alberto

Tus cafecitos. Tus dichos. La forma de gesticular al hablar. Las anécdotas con amigos. Los proyectos constantes. Tu imaginación frondosa. Los dichos de campo. Tu amor por los autos. Los tecitos con tostada a la mañana. Tú presencia constante. La colonia para después de afeitar. Las culpas como carga. El amor como contención. La ropa y tu coquetería. Tu risa estruendosa. La forma en la que acomodabas la nariz. Los dolores como compañía. La cajita de los medicamentos. Las llamadas a tus socios y colaboradores. Tú ayuda a quien se cruzara. La generosidad. Los consejos. Tu huerta. Los frutales. Tu conexión con nuestra familia. Tus mates por la tarde. Tu cariño inconmensurable.
Se fue tu cuerpo, pero tu presencia es infinita en cada uno de tus amigos y familiares. Nos dejas risa, asado, charla y pasión por lo que haces. Nos dejas motivación y fuerza.
Nos dejas el vínculo especial, una vida riquísima en experiencias, una educación excelente, la felicidad de haber sido parte de nuestra vida. La semilla de querer seguir a pesar de todo…
Te amamos, Pa… Siempre.

 

Luciana Palmisciano – 31 de Diciembre, 2015.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s