La Mala Educación.

Cuando eramos chicos nos enseñaron que el miedo nos cuida. Nos protege. Y es mentira. El miedo nos atrapa, nos toma por prisioneros, nos aprieta el pecho y nos ahoga.

Protegerse está mal. Deberían de haberme enseñado a aprender de las heridas y dejarme que me duela y pedir ayuda y llorar sin culpas. Y entender que el dolor, es parte de todo, nada más.

Cuando eramos chicos, nos enseñaron mal: Nos dijeron que la sangre era mala, que el placer es un pecado, que la libertad es para los “hippies”, que depender es el camino, que hacer el ridículo es malo, y que llorar es de “maricones”.

Sentir sin tanto pensar es de locos y así, aprendimos a rechazar la locura. Cuando en realidad la locura es lo que nos hace individuos, únicos, irrepetibles, divertidos, originales y fugaces.

Cuando eramos chicos nos enseñaron que ser ricos en pertenencias era una forma de vida y la meta que todos quieren. Que trabajar en el mismo lugar 25 años nos daba “seguridad” y que tener una carrera nos aseguraba la felicidad.

No se puede encerrar pájaros, tanto como apresar ideas. Podemos decir no, podemos elegir la magia y no la seguridad. Podemos ser libres sin sentirnos culpables. Podemos tener pichones y no criar esclavos. Podemos creer que hacer la diferencia es el primer paso a ser mejores.

Luciana Palmisciano – Diciembre 26, 2013.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s