XLUCIANAX POEMAS 2

VI

  Te perdono por las lágrimas

Derramadas cada noche

Te perdono por el llanto

De la noche en que te fuiste,

Te perdono por romper

La fe que existía en mi

Y que nunca volverá.

 

Te perdono las marcas

En mi mente y en mi cuerpo

Te perdono lo que dices

Y lo que callas.

Te perdono sin saber del futuro

De mi presente

Y de sufrir por el pasado.

 

Y del fruto de mi perdón

Nació el amor en mí

Del fruto del sufrimiento

Afloro la alegría

De la maldad, la vida

Y de mi tu ser.

 

 

Apareciste un día,

Sin alma

Sin ropas de sadismo

Sin posibilidad de herir.

 

Apareciste en mis noches

Con  velos de piedad

Con increíble paz

Con posibilidad de amar.

 

Y as murió mi sombra

Así apareció tu luz

Infinita fue la culpa

Infinito mi perdón.

 

VII

Lo supe cuando lo escuche, todo cambio

Supe del alma atormentada en esta noche de verano

Supe de la soledad, amplia negrura en tu mente

Supe de ti.

 

Sabia que no era posible y continué

Supe de tu selva impenetrable

De tu inocencia palpable

De tu bravura de hombre.

 

Lo supe cuando toque tu pelo

Entendí de la trampa del sufrir día a día

De lo que es la cárcel del amar

De los imposibles de tu pensamiento.

 

Lo supe cuando olí los jazmines de tu aliento

Comprendí de la jaula de tu querer,

De los días eternos y de las noches de compañía.

De mis cadenas eternas, de la prisión de tu cuerpo

 

Sabía que no era posible y continué

Supe de cada una de las cárceles,

De las ataduras, del imposible,

Del límite de tu amor

 

Y cuando comprendí lo que sabia

Fue demasiado tarde.

Fui demasiado lejos y te deje ir.

Y volamos en libertad.

 

VIII

 

Entera de sabidurías y disfraces supe,

De que tus realidades existen

Y mis futuros son inciertos.

De que mi felicidad esta vacía de significados

Y de que la tuya es una verdad irrevocable.

 

Vacía mi alma supo

De que tus necesidades están completas

De que mi ser no se añora

Y de que siempre serás quien busco

Aunque nunca toques mi campana

 

Ausente en mi mundo descubrí

De que mi verdad es incierta

De mi imposibilidad de amar

Y de que siempre te busque,

En lugares equivocados.

 

Y sigo, insisto sin entender.

Sin poder concretarme

Sin ver lo simple

Sin encontrarnos, perdidos,

Sin alma, sin ser.

 

IX

 

I was what the darkness of your mind created

You did what my proud pessimism asked

We were children of loneliness, lovers of pain,

We were sinners in chains and we tried.

 

We struggled against our fears

Looking for each others hand

But the dark, the dark was so overwhelming

That we failed, we stumbled and died.

 

You felt the bushes of my thoughts

I leaned toward the kindness of your soul

We were present, we were past but we were wrong.

 

You used my veils to cover our essence

I wanted to die with you alone

We failed, we stumbled, and we died.

But we changed it, we succeeded, we survived.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s