Del pasado (Para Alex)

Del pasado  

Este escrito lo hice hace unos años. Las mujeres tenemos amplias cualidades que solo nosotras reconocemos en las demás. La capacidad de guarda nuestros sentimientos y de cerrar nuestras fantasías a los demás es una de ellas. Las mujeres crecimos por décadas para nunca decir lo que sentimos. La fantasía en una mujer por mucho tiempo se comparo a la del diablo y la exposición de esta misma hoy por hoy, y en algunas culturas, se premia con la mutilación o la muerte. El hombre que siente atracción por una mujer y lo dice, fue en su momento lo que disparo cosas como la pornografía tanto visual como mediática. La apertura a la mujer a la sexualidad trajo escritos eróticos que de a poco hicieron su camino hacia la luz del día a día. Hoy, en su medida y dependiendo de los lugares donde vayamos, las mujeres aprendimos a plasmar nuestros deseos. Sean en escritos, como en películas; en el arte o simplemente en la música. Este tímido escrito describe a medias tintas que es lo que las mujeres hacemos en el día a día.

 

  El corazón de una mujer es como una caja de Pandora. Aloja miles de misterios, pasiones desenfrenadas que nunca se reflejan en los ojos o en  las facciones de su carcelaria.

Este corazón disfrazado de ama de casa, abogada o vendedora de cosméticos, se esconde en velos hechos de deberes, quehaceres y fidelidades imposibles de coartar su libertad.

Como corazón, late día y noche y se nutre de fantasías, miradas, deseos escondidos por mucho tiempo…a veces por décadas.

Cada mujer posee uno que como tesoro preciado guardara celosamente mientras viva cada uno de sus días. No importa si esa vida es aburrida, ocupada o sin sentido. No importa si tenemos fiebre, si nuestra nariz esta colorada o mocosa. Lo único que importa y que hace la diferencia es esa mirada, ese roce, esa presencia. No importa nada más que la sensación, la atracción física, solo física que dispara un sinfín de imágenes y sensaciones. La fantasía.

Y eso, esa privacidad que solo se halla en el corazón de una mujer. Esa privacidad es tan exclusiva que solo ella sabe de su contenido y nada ni nadie lo puede frenar.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s