De porque las mujeres estamos al borde de una ataque de nervios

De porque las mujeres estamos al borde de un ataque de nervios.

 

 

Así como nos presiona la sociedad con el tema de la estética, hoy por hoy la sociedad nos presiona con las ambiciones y las metas que una mujer tiene que proponerse.

De esta forma, nos vemos en un espejo y lo único que vemos son dos protuberancias que nos salen de abajito de los omóplatos: “Doctor me crecieron dos brazos!”

Y como debe ser, nos planteamos….Que es lo que esta pasando a nivel sexos? Como sucedió que caímos en tanto lío, tanta exigencia, y la pregunta de oro es EL que mucho abarca poco aprieta o será que le cambiamos por un LA?

Si, la que mucho abarca poco aprieta.

Aparentemente, la revolución femenina se nos dio la vuelta en contra. Por? Como dicen acá (EEUU) cuando llegas a laburar sin saber del sistema americano: “Querías América? Toma!” Y en nuestro caso seria: “Querías tu  revolución, así muy sueltita de corpiño? Querías ser independiente? Querías dejar la cocina? Toma!”

La revolución femenina tuvo base en cosas como la guerra, donde todos los hombres estaban por allá peleando y se les ocurrió que las mujeres tenían menos que hacer y para no arruinar el asunto de la productividad, ZAS! Se les ocurrió reclutar amas de casa.

Así fue que dieron su paso las pioneras del 9 a 5 (mama mía lo que les esperaba!). El asunto es que cuando volvieron los hombres, je. Que hacemos con tanto laburante? A las mujeres nos había gustado interactuar con mas gente que la vecina, nos abrió los ojos la experiencia, y así comenzó la catástrofe:”Si me la paso haciéndole los libros a los de tal empresa…..Cuando cocino?“ Y eso era solamente el comienzo.

Nacieron las comidas rápidas, el take out, las comidas congeladas, el drive thru. Millones de ideas generaron mas puestos de trabajo y más “simplicidad” en las tareas del hogar.

Entonces se hacia mas fácil cocinar pero….y cuando lavo la ropa?

Y si cocino microondas, me compro con mi trabajo esa lavadora última generación: Puedo trabajar las 40 horas semanales! Me darán un día libre para llevar a los nenes al medico? Y si me hago el papanicolau en la hora del almuerzo?

Si, y me estoy riendo mientras lo escribo, somos unas boludas de época! La revolución femenina se nos dio vuelta. No solo tenemos que hacer la de ama de casa; OJO! No le pidas a Carlos que te ayude con la ropa sucia porque vas muerta.: “Mi amor, acabo de llegar del laburo, estoy muerto, lo dejamos para el Domingo?”

“Pero mi vida”, dije y se me salía la venita esa de la frente así en relieve. “El domingo tenemos el asado con tus amigos, y los nenes no tienen ni toallas para bañarse!”

Y te mira con cara de carnero degollado,”OK! Mas vale que hoy de noche te portes, eh!”

Y yo le doy un beso, y le digo: “OK trato hecho”. Y caigo en cuenta, me acabo de prostituir por un par de toallas!

No digo que lo pase mal anoche. Es solo que me toca vender un poco de promesas de amor para convencerlo a que me ayude. Y yo parezco la voz de la conciencia de toda la casa, soy una agenda humana, cuando cada uno tiene turno con el medico, cuando Carlos le tiene que cambiar el aceite al auto, las reuniones de padres. A mi nadie me convence vendiéndome sexo! Será que a Angelina Jolie, Brad Pitt la convence así? O será que a todas nos toca lo mismo. Habrá alguna suertuda por ahí que la sorprenden mientras cocina? Ah no se, esto me suena a que la Revolución Femenina es una estafa.

Quiero mi dinero de vuelta! Devuélvanme la diferencia como en Carrefour!

Lunes por la mañana. Carlos se levanto hace 30 minutos y esta en la ducha. Franco y Mario están tirados en la cama. Todavía me faltan 25 minutos para TENER que levantarme. Me voy al baño de abajo y me remojo en agua hirviendo y las sales que me regalo mi tia Susana. Quiero mi paraíso de 20 minutos. Me levante y me meti a la bañadera con sales y espuma, todo con olor a jazmin. Senti que era la diosa del Olimpo, Cleopatra era un piojo al lado mio. Y pense: “Oh-my-god! Soy feliz” Fueron los 20 minutos mas relajantes de mi vida. Me siento renovada!

Y ahí senti esa calma que precede a las tormentas. Un segundo después, senti olor a quemado. Cuando Sali del baño de abajo vi que habia humo. Agarre al gato, una toalla y sali corriendo. Grite los nombres de los nenes al mismo tiempo que subia las escaleras. “Hijos, se incendia la casa! Salgan de ahí!. El gato no entendia nada y me araño. Lo solte y me meti al cuarto al mismo tiempo que marcaba el 911. “Hello? FIRE!!!! 790 Dixon Rd.! Luciana Palmisciano 770-334-3622. Please my kids!” Colgue y movi la cama y no estaban. Donde estan mis hijos?! Y el gato? Y me imagine que Carlos habia salido con ellos en cuanto empezo el fuego. Corri abajo y grite: “Ayuda!!” Y cuando me di cuenta estaba en medio de la cocina los nenes desayunando, y Carlos abanicando la alarma contra el fuego, se le habia quemado la panceta. No les puedo decir la frase que me salio del alma porque no tiene paralelo sin mala palabra de por medio. Por supuesto que lo mande a el a que les dijera lo que habia pasado a los bomberos, que cuando les conto largaron la risotada. Yo, detrás de las cortinas escuchando todo.

Mis 20 minutos de relax se habian convertido en un caos. Esta bien! Yo me hice la película pero como es que dejan que se queme la panceta al punto que toda la casa esta llena de humo? Bueno, lo solucionamos fácil, nunca mas me bañe de mañana. Y los baños de inmersión eran solo a puertas abiertas y de noche después que todos se iban a dormir.

No se si hay alguien que me lea y sienta un poco de rapport, algo de entendimiento o si seré yo la que me pasan estas cosas. De hecho se que a muchas de nosotras nos pasa lo mismo.

            Hay mucho de lo que conseguimos como mujeres que me hacen sentir orgullosa de mi, de mi vieja y de algunas mujeres que conozco que se han pelado el cucu para que las cosas sean mas 50-50 con los hombres, pero lo cierto es que a veces me siento y pienso que la estafa perpetrada fue la mas perfecta.  Creo que esto es inentendible para la mayoria de los hombres de menos de 35 años pero lo cierto es que conservo tambien la admiración por los hombres como mi viejo que nos dieron la educación y el pie para que seamos lo que somos.           

            No todo lo que brilla es oro en este mundo. Mi unica esperanza es verlo a Carlos ser mejor padre y esposo cada dia que convivimos y que cuando se baja de su caballo de macho agradece con pequeños detalles las maravillas que hago siendo no solo mujer, sino SU mujer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s